Una renta vitalicia inmobiliaria es una operación que se realiza ante notario, a través de la cual el propietario de la vivienda (normalmente una persona de edad avanzada) vende la nuda propiedad del inmueble a cambio de recibir una renta mensual vitalicia, manteniendo el usufructo de la misma hasta el fallecimiento; es decir, podrá seguir viviendo en su casa, recibiendo una renta mensual, y sin tener que hacerse cargo de los gastos propios del propietario, como son los gastos de comunidad, IBI, y derramas.

 

A diferencia de una hipoteca inversa, a través de una renta vitalicia se puede obtener más ingresos mensuales, si bien es una operación que no se puede cancelar, y al fallecimiento los herederos no podrán disfrutar del inmueble.

  • El titular mantiene el derecho de uso y disfrute.
  • La renta que percibe el titular normalmente es mayor a la obtenida a través de la hipoteca inversa.
  • Deja de hacerse cargo de los gastos de la vivienda (comunidad, IBI,derramas, …)

 

¿Qué requisitos se exigen para contratar una renta vitalicia?

Como norma general, ser mayor de 75 años, y tener una vivienda en propiedad en buen estado.

¿Qué tipos de modalidades de renta vitalicia inmobiliaria hay?

Si bien no todas podrían considerarse puramente como tales, si atendemos a que permiten obtener unos ingresos a partir de la inversión en el inmueble:

Renta Vitalicia: Aquella en la que la persona mayor vende la nuda propiedad y mantiene el usufructo vitalicio, a cambio de percibir una renta mensual de por vida.

 

Renta Temporal: Aquella en la que la persona mayor vende la nuda propiedad y mantiene el usufructo vitalicio, a cambio de percibir una renta por un plazo determinado. Esta modalidad permite recibir más importe que la anterior, pero durante menos tiempo.

¿Cómo puedo conseguir una renta vitalicia inmobiliaria?

Llámenos y le asesoraremos para que conozca las mejores alternativas.